El nuevo rector de la UdeM

“Patroncita mejicana hoy te traigo otra petición, has que mi patria esté salva de la maligna ambición.” Canción a la virgen de Guadalupe

Nadie que realmente me conozca puede afirmar que quien esto escribe sea un ladrón o que me hubiere apoderado indebidamente de dineros del Estado, de algún cliente o de alguna empresa, a la que le hubiere prestado mis servicios como abogado o señalarme de haber recibido comisiones o coimas por mis labores como funcionario público, abusando para ello de las posiciones de poder que ocupé.

Quien lo haga no pasaría de ser un mentiroso fabulador, un criminal incapaz de aportar una prueba seria siquiera, salvo que sea falsa, como el recibo que presentó la armada para fabularle un crimen, que nunca cometió, al contraalmirante Gabriel Arango Bacci, privarlo de su libertad y destruir, como destruyeron, con esa “prueba” espuria, su limpia carrera. Ese crimen clama justicia ¿Cuándo van a investigar al corrupto y corruptor de Juan Manuel Santos Calderón, como lo ordenó la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, en la providencia que absolvió al contraalmirante?

Fui secretario general de la Universidad de Medellín durante algunos años y posteriormente miembro de su junta de administración e igualmente miembro de su consiliatura o consejo superior. Me retiré hace más de 25 años y recientemente, luego de muchos años de oposición activa a la administración actual, logré regresar a esta última corporación, con el único interés de defender los fines sociales del claustro en contra de los ilegalmente mercantiles, por decir lo menos, que implantó, en nuestra casa de estudios, el malhadado ex rector, quien la rigió casi por dos décadas en esa calidad y quien lamentablemente la sigue rigiendo en la sombra, pues controla con votos a su asamblea general y a su consiliatura y tampoco nadie allí me puede acusar de haber cometido felonía alguna y esa es la más valiosa herencia que puedo dejarles a mi hijo y a mi nieto.

Lo anterior, sumado a mi calidad de miembro de esa corporación y de su asamblea general, me facultan para oponerme y tratar de evitar que en mi alma mater se posesione como rector otro mercader, un hombre que antepone sus intereses personales a los de la comunidad, alguien a quien no le interesa acabar con el hambre ni con la miseria, ni con la ignorancia. Un rector al que tampoco le interesa para nada el bien común y que no vela por incrementar los ingresos de las entidades que dirige para mejorarles la vida a los habitantes de su país o de su región, sino para mejorarles sus condiciones mercantiles a otras personas naturales o jurídicas que no necesitan ayuda alguna.

Un rector que no es ejemplo de rectitud y probidad y que por lo tanto la promoción de los valores éticos en los estudiantes no será su prioridad, pues es estos, como a Hincapié Vargas, solo le causan risa; un rector que no luchará por una sociedad más justa ni por crear conciencia social entre los discentes y mucho menos por cumplir los, para él, ridículos fines sociales de sus fundadores, quienes hoy se revuelcan en sus tumbas ante tanto atropello.

Y que no se diga que Federico Restrepo Posada será un rector independiente, salvo que quien esto escribe esté equivocado y que el nuevo rector no sea una ficha de Néstor sino que Néstor le hubiere vendido la universidad al irregular grupo político de Federico, posibilidad que no descarto, pues Néstor “…es tan capaz que es capaz de todo…” como lo aseguró Carlos E Restrepo, en el texto de una recomendación a un personaje que no la merecía, para no engañar a su destinatario.

A Néstor no se le puede creer nada. Miren, por ejemplo: Juan Paz y Nacho le preguntan el exrector “…¿Usted tuvo alguna influencia en la elección de Federico Restrepo en la Rectoría de la Universidad de Medellín? Y este les contestó: “Una empresa cazatalentos hizo el proceso previo y presentó una terna de personas a la Consiliatura de la Universidad de Medellín para que este organismo escogiera y eligiera el nuevo rector, ninguna intervención tuve en la escogencia del doctor Federico a quien sólo conozco por referencias.”, pero otra cosa puede colegirse de la columna titulada Jugada maestra en la UdeM, publicada por Nacho, un defensor a ultranza del exrector, días antes de la anterior respuesta: “…La designación de un fajardista, que no estaba en los cálculos de nadie, sino en la mente de Hincapié Vargas, junto a la increíble alianza del gobernador Aníbal Gaviria con el uribismo, en la nueva coalición en la Duma seccional, se constituyen en las dos grandes novedades de la picaresca pública en este territorio. Alta política… ¿Qué tal esto?  Mírese cómo se vanagloriaba del engaño.  https://panoramapolitico.co/2020/11/18/jugada-maestra-en-la-u-de-m/

Politiqueros de quinta como Sergio Fajardo Valderrama, Federico Restrepo Posada, Aníbal Gaviria Correa, Juan Esteban Calle Restrepo, entre otros muchos, son los que tienen postrada y al borde de la quiebra no solo a Hidroituango sino a EPM.

Así no me guste decirlo tengo que admitir que el alcalde actual, Daniel Quintero Calle, ha hecho mucho más por EPM que todos los anteriores juntos. Las denuncias contra todos ellos son gravísimas y las recoge el libro EPM Para Mañana es Tarde de María Paulina Aguinaga Lezcano. Denuncias que inexplicablemente no se están investigando, no obstante que sus malhadadas gestiones arrojan perdidas por cerca de 26 billones de pesos. “Lo que nada nos cuesta volvamos lo fiesta.”

El ego, la deshonestidad y la maligna ambición de estos tipos nos cuestan millones, que se arrebatan descaradamente de las bocas de los niños, de los ancianos, de los presos, de los estudiantes y de los enfermos, sin parar mientes, estos pésimos gobernantes, que, con sus criminales conductas contractuales y espurias decisiones, privan a los más pobres de lo que legalmente les corresponde, de lo que les pertenece, de “los recursos necesarios  para su desarrollo integral y armónico.” , como lo sentenció su eminencia Ricardo Tobón Restrepo, Arzobispo de Medellín, cuando afirmó, igualmente, que los “… bienes no son malos, que el malo es el corazón de las personas que no saben administrar esos bienes para vivir dignamente y para el provecho de los demás…”, para el bien común.    

Es más la procuraduría sostiene que “…La corrupción ha avanzado tanto, que muchas entidades públicas han sido tomadas por particulares con el propósito de hacer negocios o proteger sus propios intereses. “Y eso no ocurre solamente en las regiones o en los pueblos …sino incluso en el nivel nacional. De esa forma, el Estado termina siendo un instrumento de los particulares

Los cargos contra el rector actual no le van a permitir dirigir el claustro, pues si mucho tendrá tiempo apenas para defenderse, pues con sus abogados tendrá que atender permanentemente, de hoy en adelante, los requerimientos de la Contraloría, de la Fiscalía, de la Procuraduría y eventualmente del Ministerio de Educación Nacional.

Algunos amigos me salieron con el cuento de que no debemos informar nada de lo que se hable en la consiliatura…tapen, tapen. No estoy de acuerdo porque la Universidad de Medellín no es un negocio privado de don Néstor Hincapié Vargas, que éste hubiere construido con su esfuerzo y su propio peculio. La universidad es pública, es una entidad sin animo de lucro que solo debe perseguir fines sociales y no mercantiles como lo sigue haciendo. El ex rector recibió la universidad en muy buenas condiciones económicas y se dedicó a especular financieramente con sus altísimos ingresos, en negocios que no comparto y de dudosos resultados, dando así al traste, durante todos esos años, con las aspiraciones de centenares de estudiantes antioqueños de escasos recursos. El derecho a la información y los recursos públicos son sagrados, no son para que las oligarquías festinen con ellos.

El problema en Colombia es que nadie habla ni defiende lo que le pertenece a la comunidad.

Yo juré defender la universidad cuando me gradué y acepté ser corporado y usted amable egresado, que también hizo el mismo juramento, ¿cuándo empezará a cumplirlo? o ¿será que va a permitir que un grupo de extraños privaticé la Universidad para su propio beneficio económico y en desmedro de las clases menos favorecidas por la fortuna? ¿No se imagina de que grupo le hablo?

El entrante rector podrá contar, en lo porvenir, con toda mi colaboración en lo que emprenda para beneficio de la Universidad y con mi critica acérrima en todo lo que realice o pretenda llevar a cabo en contra de los fines del claustro.

¡Dios salve a la universidad!

La fotografía corresponde a la escultura de Prometeo, que elaboró el maestro Salvador Arango.

1 comentario en «El nuevo rector de la UdeM»

  1. Muy buena editorial con exelentes aportes para que con la crítica y la participación en los entes directivos ,la universidad de Medellín vuelta a tomar su rumbo y a mejorar su imagen que por intereses particulares se ha convertido en un fortín político y de corrupción.tenemos que recuperar el Norte y que la universidad sea nuevamente aparecida por los padres de familia que quieren que se eduquen en la verdadera alma Mater que era hace tiempos a en nuestro gran centro de estudios y formación académica.

    Responder

Deja un comentario