¿Cómo va Federico Restrepo Posada como rector de la Universidad de Medellín?

Cuando hay que criticar se critica y cuando hay que aplaudir se aplaude. Hoy aplaudo la gestión que adelanta el doctor Federico Restrepo Posada, como nuevo rector de la Universidad de Medellín, pues no obstante que apenas lleva un mes de posesionado, me sorprendió gratamente con su independencia, al reemplazar a la doctora Stella Saba López, de las entrañas de la anterior administración, con la doctora Claudia Álvarez Barrera, como nueva vicerrectora administrativa y financiera, excelente decisión.

Igualmente, por haber remplazado a la doctora Nubia Amparo Palacio Lopera, con la doctora Luz Doris Bolívar Yepes, la anterior Vicerrectora Académica, a quien nombró como nueva Vicerrectora de Investigaciones, pero seguiremos insistiendo en que deben convocarse concursos de méritos, para llenar cualquier vacante y ojalá con egresados del claustro.

Igualmente lo felicito, por haber nombrado al doctor Alejandro Arbeláez Arango, integrante de la terna elaborada por la firma cazatalentos, de la que resultó elegido el actual rector, como nuevo Vicerrector Académico, decisión que comparto plenamente, pues éste conoce a nuestra casa de estudios como el que más. Y digo que la conoce, pues es egresado de nuestra Facultad de Economía y adicionalmente, porque cuando era estudiante fue el representante estudiantil ante el Consejo Académico de la universidad, por su excelente promedio de calificaciones, como que no ha dejado de ser profesor del claustro, salvo para estudiar o enseñar en el exterior.

Su récord académico es brillante, pues además de economista es especialista en economía y negocios internacionales de nuestra casa de estudios, en la que también obtuvo el grado de especialista en gobierno público (cuenta con 2 especializaciones); es Master en Dirección y Gerencia Pública (MPA), de la Universidad Politécnica de Valencia en España; Cuenta igualmente con estudios avanzados –DEA- en Derecho Constitucional ─Grado contemplado en la normativa de la Unión Europea, como superior al de una maestría─ (cuenta con 2 maestrías) y finalmente en vez de estudiar derecho realizó un doctorado en Derecho constitucional, de cinco años de duración, en una de las más antiguas y prestigiosas universidades de la Península Ibérica, en la que se graduó con honores, pues obtuvo como calificación en todas sus asignaturas la de sobresaliente, como que su grado de doctor fue Sobresaliente Cum Laude”, que es la máxima calificación para indicar el nivel de rendimiento académico con el que lo obtuvo.

Si el rector mantiene su independencia, rechaza las prácticas de las administraciones anteriores, tales como jugar con los recursos de la universidad en la bolsa de valores o a adelantar “inversiones” a las que no me quiero ni referir, para enriquecer a particulares, como sucedía en la administración de Hincapié y empieza, más bien, a defender los fines de los fundadores, tales como generar nuevos cupos de bachillerato y universitarios, para las clases menos favorecidas y a promover la investigación, para contribuir a la solución de los grandes problemas nacionales, contará con nuestro apoyo incondicional .

Deja un comentario