¡Pacto histórico contra el comunismo Petrista y criminal!

¿Quieren un país sin ética, gobernado por los narcotraficantes Castrochavistas?

El país está viviendo, en campos y ciudades, unos problemas de criminalidad espantosos, heredados del gobierno de Santos, quien para entregarle el país al comunismo internacional ─ desconozco los términos del torcido─, no solo hizo surgir de sus cenizas al movimiento guerrillero que estaba derrotado, sino que lo fortaleció y de qué manera, con los recursos de todos los colombianos, a la vez que capitidisminuyó a nuestra fuerzas armadas y de policía, contra las cuales y con la ayuda de un sector infame de la gran prensa, desató una guerra jurídica y de imagen en su contra; fuerzas armadas a las que igualmente dividió, sin que los colombianos de bien podamos olvidar que el país está inundado hasta la orejas de matas de coca.

Tampoco podemos olvidar las marchas vandálicas petristas que destruyeron a Transmilenio y lo tienen borde de la quiebra, los asesinatos innecesarios para robarse unos celulares o unas bicicletas, los ataques a la fuerza pública, los hurtos a industrias y residencias, las bombas en las poblaciones, las quemas de buses, los asesinatos de los líderes sociales, la minería ilegal, las muertes en la frontera y mucho menos olvidarnos de las amenazas Castro chavistas, cuyos líderes nos han enviado hasta criminales callejeros para volvernos la vida a cuadritos y ahora, para colmo de males, algunos jueces pretenden que, si ejercemos el derecho a la legitima defensa, indemnicemos a los delincuentes. El país se nos salió de la manos.

La policía debería investigar, en estos casos, si esos jueces o fiscales forma parte de los combos o si son gramcianos, igualmente delincuentes, en cuanto se defecan conscientemente en la constitución y en las leyes que juraron defender, para llevar el país por el camino del caos.

Y el problema no solo los sufrimos en Colombia, sino en Cuba, donde el pueblo carece de todo lo habido y por haber y donde miles de cubanos sufren serias epidemias tanto de sarna como de hepatitis y de las demás enfermedades que traen el hambre y la miseria sin que cuenten con drogas para enfrentarlas, pero sí de dinero ensangrentado suficiente para hacer una construcción faraónica de una bandera cubana frente a la embajada americana, sin olvidar que, por todo lo anterior, el pueblo clama, a gritos, por algo de comida y de libertad; el problema es en Venezuela donde la represión narco criminal y la miseria son igualmente dolorosas, el problema es en Argentina donde ya empezó el hambre a hacer de las suyas; el problema es en Bolivia y en Nicaragua, país este ùltimo en el que corren ríos de sangre, en nombre del comunismo. Miren el video.

https://www.radiotelevisionmarti.com/a/la-epidemia-de-sarna-en-cuba-llega-al-congreso-espa%C3%B1ol/290554.html

En Colombia los problemas que nos han traído los narcotraficantes de las farc y del eln son de una gravedad extrema, al punto de que la delincuencia y el narcotráfico controlan campos y ciudades, sin que las fuerzas armadas puedan hacer algo, pues, como se dijo, el mismo Santos, las dividió y, al parecer, ya no hay nada que hacer, para que reaccionen, como lo asegura Ariel Ávila, en su columna titulada: Se descuadernó el país con la ausencia de las fuerzas militares, cuyo enlace encontraran a continuación.

https://www.elespectador.com/opinion/se-descuaderno-el-pais-con-la-ausencia-de-las-fuerzas-militares/

Y ¿ese narcotráfico les ha traído algún alivio a esos pueblos? No, no lo ha hecho, los únicos que se han enriquecido de manera vulgar son sus dirigentes, como será que la hija de Chávez, tiene 4.197 millones de dólares en cuentas en Andorra y USA, el hijo de Lula tiene 24 millones de dólares, la hija de Kirchner tiene 4.5 millones de dólares y el hijo de Fidel tiene un yate igual al de Bill Gates y se dice que es multimillonario ¿Cuánto se robaron sus padres? Y ya sabemos, que la punta de iceberg de lo que tiene Petro, es escandalosa y ni se imaginan la fortuna que tiene Santos. Pero es que el narcotráfico, controlado por los nuevos pablos, por los  viejos psicópatas, es decir, los jefes de las farc y del eln, los mejores “parceros” de Petro, quienes, gracias a Santos, se ganaron la partida para corromper al país, al punto de que hasta los hijos de Galán y de Santos solo piensan en negocios relacionados con drogas, como lo pueden comprobar en los siguientes enlaces.

Como dice el papá Francisco “el diablo entra por el bolsillo” y como es obvio vive en los hogares de estas personas.

Doña Cristina de Toro, en su ilustrada columna de El Colombiano, titulada Estrenando libreto, nos advierte que  “…si no nos organizamos en torno a una gran alianza democrática, dejando de lado egos y vanidades personales y partidistas, para elegir un gran candidato que nos represente a todos…”· el Petro comunismo dará al traste con el orden constitucional, con la democracia y con todas nuestras libertades, en la misma forma en que la constitución de 1991 introdujo la corrupción al país, en cuanto permitió que se politizara o se prostituyera a la justicia. Increíble pero ese gran colombiano que fue el doctor Álvaro Gómez Hurtado no visualizó esa engañifa, del M-19.

Ese pacto y ese movimiento que propone doña Cristina, tendrá la tarea de elegir a ese gran candidato, para que asuma la presidencia de la república y a otro grupo de ciudadanos ejemplares, no politiqueros (ladrones), para que ocupen escaños en el congreso, en las asambleas y en los concejos y por ello hay que crear ese movimiento ya.  No podemos elegir bandidos defensores de las farc, del eln o de los grupos economicos, tenemos que recuperar la ética, pues como, al parecer, lo dijo el padre Alberto Parra, sacerdote jesuita: “Hay un enorme vacío ético entre nosotros. Mientras países laicos como Uruguay, ateos como Suecia y paganos como Japón han desarrollado una elevada ética, los colombianos, supuestamente tan cristianos y católicos, nos hemos hundido en el mar de las miserias de la corrupción y la violencia.

Los candidatos que debe elegir el movimiento, para que los colombianos podamos poder votar por ellos, no deben ponerse, como los embluyinados, al servicio de ningún grupo económico. Por el contrario deben asumir un liderazgo social y consecuencialmente, dedicarse a servirles a los colombianos, a solucionar los grandes problemas nacionales, como son: a) Un ejército y una policía divididos y desmoralizados por la guerra jurídica mamerta desatada por Santos en su contra; b) una justicia inoperante y corrupta; c) un sistema carcelario delincuencial y putrefacto; d) un congreso inoperante y corrupto; e) unos órganos de control inoperantes y hablantinosos; f) un gobierno que si bien ha trabajado y duro, en muchos frentes, lamentablemente se ha preocupado más por los intereses de los grupos económicos que por los problemas de hambre, miseria y seguridad de la población más vulnerable y de los colombianos en general.

Para los cargos públicos necesitamos colombianos honestos, capacitados, que quieran trabajar por los colombianos y no enriquecerse con recursos públicos mal habidos.

Esta tarea es urgente, pues no podemos permitir que un personaje siniestro, al servicio del diablo y de los Castros, como Petro, reanude relaciones diplomáticas con Venezuela y esclavice en nombre de su “revolución” mentirosa al país. ¿Ya entienden por que los comunes, léase farc, quieren que los militares puedan votar? Para enfrentarlos a balazos.

Petro es el diablo, pues no cree en Dios y adicionalmente, porque el diablo es el que siembra el odio y la cizaña, según la biblia y esa es la labor de Petro en este mundo, la de sembrar el odio y la violencia entre los colombianos y por ello habla de amor, como igualmente sembrar el odio y la violencia fueron las misiones tanto del Che, de Fidel y Cháves y de este último estafador, de Cháves, Petro fue su asesor económico y los resultados de estos genios están a la vista, sin que podamos aun olvidar los carros de basura en los que este último piensa empacar nuestra economía.

Petro el pastorcito mentiroso, según doña Cristina, aseguró que se alzó en “…armas, ¡por amor!”. Quiere hacerles creer a las nuevas generaciones que la banda delincuencial M-19, que secuestró, extorsionó y asesinó ciudadanos indefensos en las aterradoras “cárceles del pueblo”, la que se tomó el Palacio de Justicia y mató más de cien personas, entre ellos 11 magistrados; que asaltó la embajada de la República Dominicana, etc., era un grupo de “políticos jóvenes”, de “rebeldes revolucionarios” que no cometieron ningún delito porque a ellos los amparaba “el derecho a la rebelión que no es un delito común”, sino, “un delito político”.

Y por todo lo anterior le doy la razón al doctor Luis Alfonso García Carmona cuando afirma: “Considero un deber moral de todos los colombianos participar en política en la actual coyuntura para detener esta caída libre hacia el abismo. Todos, empresarios, amas de casa, víctimas de la violencia, pensionados, reservistas, grupos pro-vida, profesionales y universitarios, trabajadores, ganaderos y agricultores, debemos tomar las riendas de una gran cruzada nacional para evitar la caída del país en las garras del comunismo.”

A usted, amable lector, le corresponde decidir si quiere ser un esclavo de los cubanos o un ciudadano libre.

1 comentario en «¡Pacto histórico contra el comunismo Petrista y criminal!»

Deja un comentario