La nueva justicia sin rostro y la Procuraduría

Una justicia ciega, sorda, muda, lenta, desorganizada, corrupta y politizada.

No digo al oído de ningún servidor público, pues al Estado no le interesa oír nada.

Una de las primeras puñaladas mortales al corazón de la justicia, se la pegó la creación de los tristemente célebres jueces de descongestión, que lo único que hicieron fue congestionarla aún más y algunos de ellos denegar justicia, lo que contribuyó a desmoralizar a una gran mayoría de servidores judiciales y por ende a incrementar la congestión, la pereza y la mora judicial.

Antes de la pandemia la justicia era ciega y lenta, pero no sorda. Los abogados podíamos hablar con los jueces y los secretarios, a través de la baranda física, pero la pandemia hizo invisibles a los jueces y a los secretarios, como en la nefasta época de los jueces sin rostro, que tanto daño le causaron a los sindicados y a la imagen de la justicia.

Hoy, con motivo de la pandemia, con muchas y muy honrosas excepciones, es imposible comunicarse con los señores jueces y secretarios, pues muchísimos de ellos no contestan los teléfonos, ni los correos. Solo algunos de ellos pusieron a nuestro servicio, además de sus correos electrónicos y sus teléfonos, Tweeter, para comunicar sus estados, Instagram, Facebook y números de WhatsApp, para consultas y envíos de documentos, lo que es un alivio para quienes tenemos que litigar. Esas honrosas excepciones aman lo que hacen, son servidores responsables, pero muchísimos de ellos no lo hacen y el Consejo Superior de la Judicatura en vez de tomar cartas en el asunto, solo se muestra preocupado con lo realmente importante para sus sin integrantes, la burocracia y el clientelismo.

No hay derecho a que se le envíen unos correos a un juzgado y a los 5 meses no los hubiere contestado siquiera y que si se solicita una vigilancia, se le diga a quien la depreca, que como el juzgado ya le envió un enlace (Link) para poder ver el expediente virtual, ya no es necesario continuar con esa vigilancia. ¡Por Dios!

Otro problema al que no le buscó solución la última reforma a la justicia es el de la mora judicial. Hay despachos que se les ve el esfuerzo por resolver bien y prontamente los procesos a su cargo y juzgados donde los expedientes duermen el sueño de los injustos por 10, 15 ó 20 años. ¿Qué está haciendo la Procuraduría? ¿Qué está haciendo el Consejo Superior de la Judicatura? ¿Cuántos despachos están revisando al mes? Con otras palabras, no hay una autoridad que realmente vigile a los jueces con miras a obtener los mejores resultados en eficiencia, calidad y honestidad, sin que desconozca que hay juzgados modelos.

La página judicial (Siglo XXI) también está fallando, pues muchos juzgados, no obstante que deberían hacerlo, ya no están registrado el ingreso de memoriales. Hay tutelas cuyos textos tampoco se pueden revisar en los micrositios.

Hay despachos que exigen que los memoriales se deben enviar a las oficinas de apoyo y a correos que generalmente inician con la palabra memoriales y otros despachos exigen que estos únicamente se deben enviar a los correos de sus despachos.  El desorden es preocupante y el que resulta afectado es el debido proceso.

La Procuraduría

Estoy de acuerdo con la criticas del doctor German Vargas Lleras a la nueva ley de reforma a la justicia y sobre todo con su excelente idea, no la de acabar con la Procuraduría, lo que me parece un poco exagerado, en cuanto a lo disciplinario se refiere, pero si en que hay que adelgazarla y de que manera. Me explico: los procuradores delegados ante las altas cortes deben desaparecer y ocupar, más bien, los cargos de magistrados o de jueces, si reúnen los requisitos, lo mismo debe acontecer con los procuradores judiciales, ello pues los procuradores no les aportan nada ni a los fiscales ni a los jueces, pues la función acusadora la lideran los fiscales y estos procuradores simplemente se limitan a citar alguna providencia, en sus escritos, para asumir la defensa o la persecución del investigado; escritos o conceptos que no son obligatorios ni para los fiscales, ni para los jueces, ni para los magistrados y en los juicios sucede lo mismo. Estos procuradores serían más útiles como defensores públicos que tanto se necesitan o aun como jueces o fiscales.

En lo disciplinario, si alguna entidad es ineficiente es la Procuraduría. Además que en todas las entidades del Estado hay oficinas de control interno disciplinario y es más, ya van a montar una oficina de la Procuraduría en todos los municipios del país, sin que se pueda pasar por alto el gran número de auxilares y magistrados que crea la nueva ley, todo ello para pagar favores polítiqueros. Esos funcionarios y esos recursos se deben utilizar, más bien, para conocer de las segundas instancias o para crear nuevos despachos judiciales o para incrementar el número de defensores y finalmente en materia disciplinaria se debe condenar ejemplarmente en costas, a que quienes presenten denuncias temeraria.

No hay derecho a que unos organismos tan ineficientes como la Procuraduría y aun la defensoría del pueblo, tengan unos presupuestos de funcionamiento como los como que consigna en su columna ¿Para qué sirve la Procuraduría? el doctor Fernando Torres Mejía.

“…Total funcionamiento $791.737.000.000

Total inversión nivel central $102.079.036.923

Sub- Total $893.816.036.923

DEFENSORIA DEL PUEBLO $649.994.000.000
Gran Total $1.543.810.036.923…”

Los procesos de la Procuraduría próximos a prescribir. Si yo fuera el procurador escogería los 200 mejores procuradores de todo el país y les repartía, a cada uno 50 de esos expedientes, no para que los instruyan y mucho menos para que los fallen, simplemente para que ayuden a hacer un inventario y para que durante un mes, revisen diariamente cuatro expedientes siquiera ─simplemente para que lean las denuncias y miren las pruebas allegadas─ y consignen en ese inventario si trata de denuncias serias en las cuales brille la corrupción o algún delito o si simplemente se trata de chismes o de venganzas políticas, que son los que abundan en la Procuraduría. Uno ve allí procesos tan chimbos, como diría el doctor Vargas Lleras, como el siguiente: La lancha de unas monjitas, quienes llevaban unos medicamentos para unos niños indígenas, gravemente enfermos, se quedó sin gasolina en el rio, en medio de la selva y la corriente la llevó cerca de una inspección de policía. El inspector les facilitó 6 galones de gasolina; puesta la queja, la Procuraduría inició el proceso y compulsó copias para que se investigara al inspector por prevaricato. ¿Cuánto valen esos seis galones? ¿$30.000.oo? y ¿cuánto le vale cada proceso disciplinario al Estado? ¿$14.000.000.oo o más? y ¿ cuánto el de justicia penal?

Coletilla Nro. 1.- La doble moral del comité de paro. Petro y su comité vandálico de paro, aprovecharon el papayazo que les dio el ministro de hacienda para criticar al gobierno, pero solo salieron a marchar ─ a destruir al país─ cuando todas las bancadas, por unanimidad, ya habían rechazado el proyecto de reforma tributaria, pero brilla al ojo su doble moral, pues con las leyes burocráticas de reforma al Código Disciplinario Único y a la administración de justicia, ahí si NO salieron a defender a ASONAL, ni a atacar esos proyectos tan sucios, se quedaron callados, pues les repartieron mermelada burocrática.

Coletilla Nro. 2.- La barbarie.- frente a los actos de barbarie promovidos por Petro, Bolívar y asociados, los comerciantes y los industriales, quienes son los que más impuestos pagan en Colombia y los que mayores daños han sufrido con el vandalismo, han mostrado la mejor actitud, mientras los malandros le siguen apostando a atacar a nuestros policiales y a destruir todo lo que en encuentran a su paso y desde ya nos  amenazan con otra jornada vandálica, la que tienen programada para el próximo 20 de julio y nos auguran unas más violentas y salvajes aún, si el congreso no convierte en leyes los proyectos que sus legisladores malandros le presente ese día a la rama legislativa. Los barbaros, llamados la primera línea, unos 800 salvajes en todos el país, son financiados por las guerrillas y por Gustavo Bolívar, por la Colombia Inhumana, la defensora de la violencia, a sabiendas de que son fuerzas irregulares creadas para atacar vehículos de empresas, asaltar almacenes, atacar y asesinar policías con palos, piedras, cocteles molotov, ácidos, alambres y armas de fuego y el cínico de Gustavo Bolívar cuando se le dice que con ello delinque se burla de la justicia diciendo que sería un honor para él que lo condenaran por esos hechos. El artículo 345 de nuestro código penal manda: Artículo 345. Financiación del terrorismo y de grupos de delincuencia organizada y administración de recursos relacionados con actividades terroristas y de la delincuencia organizada.-El que directa o indirectamente provea, recolecte, entregue, reciba, administre, aporte, custodie o guarde fondos, bienes o recursos, o realice cualquier otro acto que promueva, organice, apoye, mantenga, financie o sostenga económicamente a grupos de delincuencia organizada, grupos armados al margen de la ley o a sus integrantes, o a grupos terroristas nacionales o extranjeros, o a terroristas nacionales o extranjeros, o a actividades terroristas, incurrirá en prisión de trece (13) a veintidós (22) años y multa de mil trescientos (1.300) a quince mil (15.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes. ¿Será que financian también una primera línea judicial?

Deja un comentario