Necesitamos un Estado fuerte.

Los Estados comunistas no aceptan contradictores políticos, pues en ellos solamente existe un solo partido político, el partido comunista y por ello rechazan a cualquier crítico, por inteligente o capaz que sea.

En Cuba el dictador es Raúl y nadie osará nunca hablar mal de él, salvo que ocurra una purga donde asesinen a Raúl, a sus familiares y a todos sus áulicos, sus loros incluidos; pues de allí en adelante todos los cubanos tendrán que empezar a adorar a la nueva bestia tiránica que hubiere asumido todo el poder del Estado, pues en su cabeza se concentrará el tremendo poder de manejar, a su antojo, a las tres ramas del poder. Todo habrá que consultárselo, hasta el color del papel higiénico.

En Cuba nadie puede adelantar una campaña política en contra de Raúl, porque terminaría siendo torturado en una cárcel y menos ahora, cuando para frenar a los cubanos hambrientos y descamisados ─ quienes, desesperados y al borde de la locura por el encierro carcelario al que los mantienen sometidos desde hace 62 años, marchaban pidiendo patria, vida, comida y libertad , decidieron montarles una operación pistola estatal, con la que lograron acallar a balazos a ese movimiento. Los videos son de un salvajismo impresionante, pero explíquele a un campesino o a personas sin formación, lo que aquí trato de resumir. Por el comunismo solo se vota una vez, luego se acallan las críticas del que sea a plomo como en las bandas de narcotraficantes o en un calabozo y por desconocer esas realidades, como idiotas, los colombianos podemos caer en una tiranía inmunda.

En Nicaragua sucede lo mismo. Daniel Ortega, utilizó su corrupto aparato judicial, para acabar con todos sus contradictores políticos, pues sus jueces ya les adelantan procesos penales a todos sus contendientes, quienes, como es obvio, ya están todos ellos en la cárcel; entiendo que son más de 7 candidatos. Eso es lo que los mamertos llaman democracia.

En Rusia sucede lo mismo, nadie se atreve a pensar distinto que Putin y por ello Alexei Navalny, su principal contradictor político, un abogado que documentó las irregularidades del sistema estatal de compras soviético, fue envenenado en su hotel con un agente nervioso, conocido como Novichok, pero milagrosamente en Alemania lograron salvarlo; pero cuando regresó a Rusia fue capturado inmediatamente y enviado directamente a la cárcel, donde, tarde o temprano, amanecerá enfermo y será llevado a una finca para que los tigres de Putin desayunen con él.

En China es lo mismo. Además el trabajo para su pueblo es salvaje, pues muchos chinos son sometidos a trabajos forzados y la mayoría es obligada a trabajar jornadas conocidas como 996, que “… es la abreviatura del agotador horario, que se convirtió en norma en muchas empresas chinas, en las cuales se trabaja de 9 de la mañana a 9 de la noche, seis días a la semana.” (12 x 6 = 108 horas a la semana) Y Petro berraco porque Uribe redujo la jornada laboral máxima en Colombia que apenas era de 48 horas a la semana, la cual está adornada con un número de permisos, festivos y puentes impresionantes. Se preguntará usted amable lector y ¿por qué, si esos trabajadores chinos son los dictadores ─pues allá opera la dictadura del proletariado─ son tratados de esa manera? Esa es una mentira de los comunistas para conseguir los votos de los idiotas, pues el proletariado nunca ha dictado nada, allá funciona es la esclavitud del proletariado, pues el dictador es Xi Jinping y punto. Si les interesa el tema les recomiendo los siguientes artículos de Infobae, sobre China:

https://www.infobae.com/america/wapo/2021/04/30/no-tuve-mas-remedio-que-escapar-trabajadores-chinos-denuncian-trabajos-forzosos-y-abusos-en-el-programa-belt-and-road/

https://www.infobae.com/america/mundo/2021/08/05/los-jovenes-chinos-se-rebelan-contra-el-996-y-hacen-temblar-al-regimen-de-xi-jinping/

Todos los comunistas como Santos y Petro son unos mentirosos de miedo, no se sabe cuál de los dos es peor, al punto de que si se tira una moneda al aire para averiguarlo caerá parada. Recuérdese que Petro salió a decir que Duque era un dictador, si lo fuera ya Petro estaría muerto o en la cárcel, por el contrario todavía hay gente, engañada por él, que no ha entendido que el cambio que promete si se viene, pero no el de los ríos de leche y miel que augura para obtener los votos que necesita para encarcelarnos; el cambio consiste en que este bandido va a poner el país patas arriba, como un cucarrón, para que se paralice, se destruya el aparato productivo y pueda someternos por hambre a sus designios, momento en el cual sus amigotes y los de Santos, podrán expoliar los recursos de país a sus anchas.

Abran el ojo, que ustedes no saben lo que les trepa pierna arriba.

Los cubanos, los rusos, los coreanos del norte, los chinos, los nicaragüenses y los venezolanos saben que tiene que adaptarse a las normas de esos Estados violentos o serán reprimidos de la manera salvaje y en ello son sabios los mamertos, pues sin orden y donde impera el crimen y el vandalismo petrista desbordado NO hay Estado, no puede haber progreso alguno, ni construirse nada distinto al caos. Esos Estados se plegaron al consejo de Maquiavelo, quien, en su obra El Príncipe, les recomienda a los gobernantes que se conviertan en seres temidos ─ “El príncipe no solo debe ser respetado sino temido».

En ninguno de los países comunistas puede haber bloqueos y menos de paramilitares de primera línea, porque esos delincuentes serían barridos a plomo por los ejércitos, ruso, chino, nicaragüense, cubano o de Corea del Norte, sin contemplación alguna ¿Usted se imagina a esas bestias petristas de la de la primera línea en China, en Rusia o en Corea del Norte, atacando almacenes o a la policía con cocteles Molotov? Ese mismo día se mueren todos esos bandidos y los petros que los dirijan pasarán inmediatamente a las salas de torturas y las salas civiles de las Cortes de esos países empapelarán a todos aquellos policías que se resistieron a tratar a esos manifestantes de la manera más salvaje posible.

¿Cómo se arreglan los problemas en esos países? Muy fácil a bala, con veneno o como sea. Dos ejemplos: El 23 de octubre del 2002, los de las FARC rusos (Los terroristas chechenos), no recuerdo cuántos, todos ellos armados y con explosivos se tomaron el teatro Dubrovka para presionar al gobierno. Los rusos esparcieron un gas y murieron más de 170 personas, los bandidos incluidos. En China los estudiantes desafiaron al ejército y se pararon al frente de los tanques y continuaron así ocupando la plaza de Tianamen, algo así como El Portal de las Américas, hasta que se mamó el Petro chino y ordenó despejar la plaza a sangre y fuego y hubo miles de muertos y por ello esa acción militar se conoce como la masacre de Tianamen. Allá no hay magistrados como los de aquí que persigan al ejército y a la policía, a la vez que auxilian a los terroristas. Es que los comunistas como las FARC matan por ver caer, Stalin mató más de cien millones de personas.

Mientras no tengamos un Estado fuerte que garantice la prestación de servicios administrativos eficientes, justicia pronta y de calidad, un sistema carcelario decente, salud y educación igualmente de calidad y libres de ideologías, Colombia seguirá caminando hacia su propia destrucción.

Nuestro Estado no funciona porque NO hay una división real de poderes, porque el clientelismo o el “RÉGIMEN” mafioso, corrupto y corruptor, de que hablaba el doctor Gómez Hurtado, es el que controla a esos tres poderes. Haber permitido, por ejemplo, que la justicia se politizara o se prostituyera como se prostituyó, es un crimen de lesa humanidad que clama venganza al cielo, pues, a la fecha, nuestra «justicia» es prácticamente inoperante.

Con otras palabras, que son las del doctor Mauricio García Villegas: “En Colombia existe una vieja cultura política que, a fuerza de evitar la tiranía, se volvió negligente con la anarquía. Esto ha dificultado la construcción de un Estado eficiente y con poder administrativo para hacer respetar la ley.” “…Si tuviéramos un Estado más eficiente nuestra democracia sería mejor. No solo eso, los ciudadanos también estaríamos mejor; los males de la política no siempre vienen del exceso de poder. También vienen de la ausencia de poder. Eso es lo que ocurre en casi la mitad del territorio nacional, en donde el Estado es incapaz de proteger a la gente de los corruptos y los violentos…”

Hoy el Estado no es capaz de protegernos ni en las ciudades siquiera y menos si Petro y Bolívar siguen clamando porque se permita que los vándalos se legitimen en el ejercicio de la violencia contra quienes les dé la gana.

La solución puede ser constitucional o legal, de tal manera que los tres poderes sean realmente independientes y que esos cargos solo puedan ser ocupados por los más capaces para servirle al país y no por una caterva de asesinos y corruptos.

El ejército y la policía tienen que tener reglas legales claras, para el empleo de sus armas y para el ejercicio de su legítima defensa y la de los ciudadanos inermes. ¿Cómo hace un policía para detener a unos atracadores, armados hasta los dientes, montados en motocicletas atracando y asesinando ciudadanos? Según la Corte, les debe gritar: ¡Alto ahí! y dejarse asesinar o, con otras palabras, lo mejor que puede hacer ese policía es no cumplir con sus funciones, pues si lo hace será denunciado, puede terminar en la carcel, su casita será embargada y sus ahorros terminarán en manos de un abogado y por ello la criminalidad está absolutamente desbordada.

¿Entonces cómo tiene que trabajar ese policía? ¿Bajo cuáles reglas del juego puede o no usar las armas del Estado? ¡Hay que establecerlas, pues no hacerlo es fomentar la anaquía, por omisión!

¿Qué esperamos?

Deja un comentario