El señor Gilinski, sus Opas, el GEA y la Universidad de Medellín

Columna e informe para la comunidad universitaria

En Colombia no somos libres, somos esclavos de los corruptos. JLJ

Gilinski no es ningún bandido, cualquier comerciante que encuentre en el mercado una empresa subvaluada o que están regalando, puede ofrecer por ella y eso fue lo que éste hizo, debidamente autorizado por las autoridades competentes.

La OPA, lamentablemente para la Universidad, no le funcionó, pero sí les hizo sonar una alerta a los pobres y espoleados accionistas de las empresas del GEA y de otras sociedades como las de grupo AVAL, entre muchas otras, mal arrendadas, que no generan valor para sus accionistas, para que eviten seguir botando sus capitales a la basura o comprando acciones que es lo mismo. Son miles los colombianos que han sido afectados por estas empresas del GEA, entre ellas la Universidad de Medellín y los Gilinski.

La forma en que han actuado los del GEA frente al valor de las acciones de los pequeños accionistas es, por decir lo menos, criminal.

http://mannesmannuk.blogspot.com/2008/04/archivo-lunes-31-de-marzo-de-2008.html

Gracias señor Gilinski por su Opa, para adquirir a Nutresa, pues ella si bien no le funcionó, constituye un necesario remesón al muy soso y estancado mercado accionario colombiano, un llamado de atención al Estado irresponsable, a su congreso de sinvergüenzas, para que legisle sobre el particular, a sus enclenques e ineficaces superintendencias financiera, de valores, de sociedades y de industria y comercio, para que les exijan a los administradores, de esas sociedades, generar valor para sus inversionistas (accionistas), a la vez que les abre los ojos a los incautos que siguen invirtiendo irresponsablemente sus ahorros, sus gananciales o sus herencias en acciones del GEA y de otras compañías,  dedicadas al juego de la bolita, que año tras año, no pagan dividendo alguno, salvo los mal llamados rendimientos negativos, que son  la mejor prueba de que esas empresas no generan valor para quienes en ellas invierten, pues solo generan rendimientos negativos, insisto, lo que igualmente venía sucediendo con  los fondos de pensiones o de cesantías que algunas de sus empresas administran (¿Protección o Desprotección?), empresas que como los demás fondos, lamentablemente “invierten”, en ese pésimo producto, de alto riesgo ─ denominado acciones─ los recursos líquidos (el solomito) de las pensiones y de las cesantías de los trabajadores colombianos a ella afiliados, a sabiendas de que esas acciones solo van a producir rabia, pues lo único que se les reparte a los accionistas son las pérdidas pero nunca las utilidades de los negocios que los avivatos emprenden con los recursos ajenos a ellos confiados.

¿Qué significa rendimiento negativo? Decirle a un accionista que sus acciones sólo produjeron rendimientos negativos es un eufemismo, para no decirle la verdad, sin anestesia, que es la siguiente: Señor accionista, nuestra administración de la empresa en la que usted, al comprar nuestras acciones, “invirtió”, fue tan mala, que esas acciones no sólo no le produjeron un sólo peso de dividendos como usted lo esperaba, sino que, adicionalmente, se nos «perdió» buena parte del  capital que usted nos confió para que se lo administráramos, pero, eso sí, ni más faltaba, nuestros sueldos, prebendas y gabelas como “administradores” no han dejado de crecer de una manera más que generosa, ostensible y afrentosa, al punto de que, en la práctica, somos nosotros los verdaderos dueños del capital de todos los accionistas, pues a nosotros es a quienes esos capitales realmente nos rentan y de qué manera.

Se trata de empresas sin ética. Vemos: todas esas empresas antioqueñas que hoy posan de víctimas, de un supuesto alacrán de ojos azules, crecieron gracias al capital de centenares de personas de todas las clases sociales, jurídicas y naturales, que fueron engañadas por el artículo 98 del Código de Comercio que reza, así: Art. 98. Definición del Contrato de Sociedad. Por el contrato de sociedad dos o más personas se obligan a hacer un aporte en dinero, en trabajo o en otros bienes apreciables en dinero, con el fin de repartirse entre sí las utilidades obtenidas en la empresa o actividad social.”, pues pensaban que el Estado iba a hacer cumplir esa norma, pero en la práctica, la norma, reza es, así:Art. 98. Definición del Contrato de Sociedad. Por el contrato de sociedad dos o más personas se obligan a hacer un aporte en dinero, en trabajo o en otros bienes apreciables en dinero, con el fin de que los administradores despojen a los inversionistas de sus capitales con emisiones de acciones y con otras prácticas corruptas y repartan como quieran las utilidades obtenidas en la empresa o actividad social.”

¿Qué es lo que busca un inversionista? Dinero. Busca que el capital que invirtió le rente una suma de dinero, que le premie su esfuerzo de ardilla, pues los bancos no dan ni del cuerpo, no pagan intereses por los ahorros que les depositan sus clientes y cuando reconocen algunos (fideicomisos), estos son prácticamente irrisorios. Por el contrario, todos lo que tenemos ahorros (idiotas) hemos visto como nuestro capital ha perdido poder adquisitivo o se ha devaluado en los bancos, de manera salvaje, frente al dólar o frente al tipo de cambio. “… El tipo de cambio es la relación de valor que existe entre el dólar -que hoy actúa como divisa mundial- y la moneda local, en este caso el peso. Si entran dólares a la economía, el peso sube; si salen dólares de la economía, el peso baja. Esa es en términos muy generales la ecuación.” Y los dólares se están yendo del país por la amenaza del castrochavismo, la de Petrodefecarse en todo el aparato productivo colombiano, para alcanzar el poder, pero sometiendo al mismo tiempo al pueblo colombiano, a la represión y a la hambruna más espantosas, para poder permanecer por siglos en el poder, como en Cuba, Nicaragua y Venezuela.  Fíjese por quién vota en el 2022 o prepárese para vivir en la miseria más absoluta, así de simple.

Entonces, ¿qué hacen estas empresas para no pagar dividendos y reírse a carcajada batiente de la norma en comento? Muy simple no reparten utilidades, las reinvierten y ganan más dinero y ganan por punta y punta (¿si me entienden?) o decretan incrementos de capital lo que disminuye la participación de los que no tienen músculo financiero que ven perecer su capital o utilizan vagabunderias como estas Opas para comprarlas a precio de huevo y ¿él inversionista? ¡Qué se joda! Y por ello el país está éticamente podrido.

Y ¿quiénes son los accionistas a los que me refiero?: viudas, trabajadores que invirtieron sus bonos pensionales en acciones, niños que las recibieron como un regalo, jubilados.  Son centenares de miles de personas humildes y aun universidades como la de Medellín, quienes mal asesoradas, han invertido en acciones y han sido testigos del deterioro de sus capitales. Se de una pareja que vendió todos sus bienes para invertir, el capital resultante, en acciones del GEA y, un año más tarde, vió perecer el 30% de su capital. No hay derecho. Y ¿qué hacen todas las superintendencias precitadas para evitar estos atropellos? Nada, pues Colombia es un Estado indolente, cuando no cómplice de los depredadores, quienes además compran el poder político.

Todo este enredo de la manipulación de precio de las acciones etc, se generó por la forma de gobierno del GEA, producto del enroque de facto que esas sociedades del sindicato antioqueño, hoy el GEA, se vieron forzadas a llevar a cabo, para evitar que otros comerciantes (tiburones) como Jaime Michelsen Uribe o los Santodomingos los despojaran del control de las empresas antioqueñas, para apoderarse abusivamente de ellas, hacerlas suyas y destruir el valor de capital de los socios minoritarios, como lo hizo Ardila con Postobón y en las narices de la supersociedades.  

La enrocada consistió en que, por ejemplo, Nacional de Chocolates con sus utilidades, con créditos y otros recursos de esa compañía compraba las acciones de Argos y viceversa y se prometieron entre ellos no venderlas.

Ese enrocamiento lo entendimos y se justificó, en defensa de los accionistas en lo ochentas, pero como el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente, el grupo se corrompió, pues con la tal enrocada, se eliminaron todos los sistemas de pesos y contra pesos y se estableció un sistema que derivó en complicidades, que mantienen una aberración que puede describirse así: yo soy tu asamblea y tú la mía (propiedad cruzada). Yo te pongo en mi junta y tú me pones en la tuya. Yo te sostengo como presidente y tú me sostienes como presidente. Si tú la embarras “ego te absolvo” y con los fondos de pensiones acuérdate que yo Sura controlo al más grande: Protección. Ahora bien, con los accionistas minoritarios nos ponemos de acuerdo en cómo manipular el valor de las acciones, fundamentalmente para no pagar dividendos muy altos y ya vamos en que los que aportaron el músculo financiero perdieron su capital como la Universidad.

La tal enrocada que les permite no pagar utilidades no es ni era legal, porque el fin de la sociedad es repartirse las utilidades entre los socios (Art 90 Có de Co), pues si no se reparten el valor de esas acciones baja y sus accionistas, cansados de tan mal negocio, el de aportar y no recibir un peso de dividendos, terminan viéndose forzados a venderlas en bolsa por debajo de su valor intrínseco, perdiendo así buena parte de sus capitales en beneficio de los tiburones del cuento. ¡Qué atropello!

Esta aberración que conduce al poder dictatorial de los administradores y a toda suerte de actos de corrupción ya se la habían advertido al GEA, varias veces, consultores de talla mundial, contratados por el grupo, sin que esas advertencias hubieren conducido a cambio alguno. Es el legislador corrupto el que debería meterle la mano al asunto.

Las acciones de Nutresa perdieron en 10 años el 50% de su valor real mientras en ese periodo las empresas del grupo registraron su mayor expansión. Es difícil entender una gran expansión que vaya de la mano de la destrucción del valor de la propiedad. 

En todo caso esa forma de gobierno con su aberrante contradicción intrínseca condujo a un valor accionario muy bajo de la mano de dividendos muy bajos. Y esa es la condición perfecta para lanzar una OPA, con la ventaja del factor sorpresa, máxime cuando, como lo decía una analista, el GEA está regalando empresas. 

El GEA necesita adoptar una ética empresarial que desarrolle “…en sus directivos, especialistas y trabajadores un comportamiento ético basado en valores universalmente aceptados como son: justicia, equidad, integridad, lealtad, vocación de servicio,  que la ayuden y se comprometan con la sociedad, a partir de un liderazgo que tenga por base la ética y el trato justo a sus trabajadores… ─ accionistas, proveedores, contratistas y al Estado─… , que estos sean capaces de responder y actuar en consecuencia, donde la responsabilidad juega un papel protagónico. “

Dividendo mínimo. – Hay que legislar como lo han hecho otros países, como Chile, que creó, por ejemplo, la figura del dividendo mínimo que deben repartir anualmente y de manera obligatoria las sociedades anónimas, entre sus accionistas, el cual fue fijado en un 30% por el artículo 74 de su ley de sociedades anónimas.

file:///C:/Users/Jos%C3%A9%20Le%C3%B3n%20Jaramillo/Downloads/Dialnet-ElDividendoObligatorioReguladoPorElArticulo231DeLa-5989822.pdf

Finalmente creo que hay que emprender acciones jurídicas en contra de esas sociedades y de sus administradores, para que respondan por el deterioro malicioso, de mala fe, de dichos capitales y para que se los restituyan indexados a sus víctimas. No es más malo Gilinski que los Administradores del GEA, eso no es cierto.

LAS ACCIONES DE NUTRESA EN LA UDEM.- En la última consiliatura de este año, la de pasado lunes 6 de diciembre, se habló de la Opa  de Gilinski y se nos pidió a los consiliarios autorizar la venta de las acciones de la UdeM en Nutresa.

No sé cuántas acciones, porque lo estados financieros que son incompletos, aunque han mejorado ostensiblemente, no ofrecen esa información, como deberían brindarla. Yo fui el único consiliario que votó negativamente, por varias razones: i) porque consideré que necesitaba más información para votar positivamente, pues la que tenía me recomendaba no autorizar una venta por el momento. Otros consideraban que había que salir de esa basura, por lo que les dieran y respeto su opinión.

Me explico, aunque mi deseo es que la universidad deje de invertir en estas porquerías y que enajene todas las acciones que tiene, no solo porque, en el mejor de lo casos rentan menos del 3% anual, sino porque la ley les prohíbe a las universidades invertir sus excedentes, que no utilidades, en títulos especulativos, pues ésta sólo puede hacerlo en su objeto meritorio, para no tener que pagar impuestos del 20% sobre sus excedentes y gozar de otros beneficios fiscales; privilegios que puede llegar a perder por estas prácticas mercantiles, prohibidas por la ley tributaria.

Adicionalmente mi voto negativo se debió a  que  realmente no sabía cuánto valían esas acciones, pues no sé cuál es el patrimonio líquido de Nutresa y mucho menos cuál es el número de acciones en circulación de esa compañía que me permitiera determinar el valor intrínseco e igualmente porque desconozco el EBITDA (el beneficio antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización) de esa empresa, para calcular si se debía o no cobrar una prima de  EBITDA o aún una prima de control y, lo más importante, porque la cifras que suministra esa compañía, al parecer, no son confiables y porque no sabía  si este era o no el momento adecuado para enajenarlas.

Digo que son basura porque las acciones que  tenía la universidad en Nutresa estaban avaluadas al 2019 en $28.691.332.000 millones de pesos  y en el 2020 esas mismas acciones estaban avaluadas en $27.109.920.000 millones de pesos, lo que le arrojó, de un año para otro, a la universidad, una pérdida de $1.581.429.000 millones de pesos. ¿Qué es lo que se va a ganar la universidad con esta venta? ; ii)  porque el precio en las que estaban listadas, en la bolsa de valores, las acciones de Nutresa no era un precio justo, era un precio irrisorio y mentiroso y la prueba de ello nos la ofrecieron los Gilinskis al presentar una Opa por el doble de ese valor, la cual no fue aceptada por Nutresa o por las compañías del GEA, que las poseen, por considerar el que el precio de oferta, de los Gilinskis, es irrisorio y que, por lo tanto, este no es el momento para vender y entonces, ¿por qué,  la universidad debería venderlas? ¿Para qué las compren baratas los del GEA e incrementen su participación accionaria, por cuenta de la universidad? ¿Qué más hay detrás?; iii) antes de votar yo le pedí que al rector, en quien confío, que hiciera algunas averiguaciones y aun que consultara con alguien del grupo de Gilinski y se me respondió, que allá tenían un laboratorio financiero y que había que decidir a la volandas para recuperar algo porque la acción seguiría cayendo. Que si la Opa hubiera funcionado la Universidad se hubiera ganado seis mil millones, pero que con esta operación esperaban ganarse dos mil millones, pero que no sabían si lo lograrían. ¿Cómo seguir “invirtiendo” irresponsablemente en empresas del GEA, cuyos estados financieros no reflejan la realidad, como quedó demostrado plenamente? ¿Para qué seguir invirtiendo los capitales de una persona jurídica sin ánimo de lucro en estos bodrios?  La universidad debe vender sus acciones en estas compañías, pero en el momento oportuno y este no era el momento según los analistas (Ver video) ¿Para qué diablos invirtió la Universidad de Medellín más de treinta mil millones de pesos en acciones en la Bolsa de Colombia? ¿Simplemente para mantener a Aura Marleny Arcila Giraldo, la compañera de Néstor Hincapié, en la Junta directiva de la BVC, en la que me cuentan devenga unos 10 millones de pesos mensuales? Rector, hay muchas fuentes rentables, con objeto meritorio, en las que se puede invertir, olvídese de las acciones, que son una porquería. La universidad no puede seguir siendo un antro de mercaderes, a quienes hay que sacar a latigazos del templo de la cultura. Si le interesa la Opa de Nutresa mire el siguiente video:

Coletilla 1.- El desprestigio de la universidad. – Muy completo el informe del señor rector sobre su positiva gestión y sobre el cumplimiento de las metas iniciales del plan de desarrollo, trazado por él y por su equipo de colaboradores. Registré con complacencia que, según las investigaciones, los índices de confianza, prestigio e imagen de la universidad vienen “in crescendo”, gracias a la gestión de esta administración. Preocupa que la politiquería de una mayoría de la asamblea de la universidad ─ grupo de los 100─ con Néstor Hincapié Vargas, Aura Marleny Arcila y César Guerra Arroyave, a la cabeza, continúa metiéndole palos en las ruedas al carro de la administración, con miras a verla fracasar y me cuentan que por ello, lo grupos de asambleístas que estos controlan, decidieron que sus candidatos a la consiliatura serían Aura Marleny Arcila G, Néstor Hincapié Vargas y el señor Alejandro Hernández Hernández, el ex presidente del Envigado Futból Club, para que le hagan imposible su gestión al rector hasta forzarlo a  renunciar.   No conozco al señor Hernández, a quien, hasta donde me alcanza, le correspondió reemplazar a Gustavo Upegui, “el patrón de Envigado” en dicho club, ello cuando éste fue salvajemente asesinado. Lamentablemente para la universidad y como lo ha informado la prensa, el señor Alejandro Hernández Hernández, está siendo investigado con otros directivos del fútbol por los punibles de lavado de activos y soborno, para la entrega de contratos. Yo presumo la inocencia de este señor y es obvio que nada le impide posesionarse, pero les garantizo que la universidad no va a soportar este nuevo daño reputacional. Amanecerá y veremos.

https://www.google.com/amp/s/www.qhubomedellin.com/noticias/jesurun-y-otros-directivos-del-futbol-colombiano-investigados-por-lavado-de-activos/amp/

https://www.google.com/amp/s/www.elespectador.com/investigacion/los-secretos-del-envigado-futbol-club-article-356383/%3FoutputType%3Damp

https://www.google.com/amp/s/www.rcnradio.com/judicial/fiscalia-rastrea-los-bienes-de-siete-directivos-y-exdirectivos-de-la-federacion-colombiana%3Famp

Coletilla 2.-¿Alguien sabe con qué recursos compró Néstor Hincapié Vargas el apartamento 1002 del Edificio Palmetto, situado en la Avenida Primera Nº 8-50 del barrio Bocagrande, de la ciudad de Cartagena?

Deja un comentario