¿Quiénes están prostituyendo a las fuerzas armadas? y otros temas de actualidad.

¿QUIÉNES Y POR QUÉ SIGUEN PROSTITUYENDO A LAS FUERZAS ARMADAS? Si en algo estamos de acuerdo la mayoría de los colombianos, es que la politiquería y la corrupción, valga la redundancia, nos mantienen en el subdesarrollo más espantoso, mientras las guerrillas cubanas corruptas y los mamertos, nos están conduciendo hacia a un Estado ruinoso donde todos, menos los Petro carceleros, suframos una miseria tan espantosa como la de Cuba, la de Nicaragua o la de Venezuela.

Ello nos duele y esa es una de las razones para que  rechazemos con vehemencia el engañoso y mentirosísimo acuerdo de paz y, sobre todo, los esfuerzos de los politiqueros cubanos, rusos  y de la ONU, por prostituir a nuestras fuerzas militares y de policía, obligándolas a rodearse de lo peor de estos sinvergüenzas, para forzarlas a participar en política hasta lograr que se dividan, dando así al traste con la política liberal de  Alberto Lleras Camargo: “… Cuando las Fuerzas Armadas entran a la política lo primero que se quebranta es su unidad, porque se abre la controversia en sus filas. El mantenerlas apartadas de la deliberación pública no es un capricho de la Constitución, sino una necesidad de su función…”.

La fuerzas armadas deben ser neutrales y no asumir ni la defensa de los salvajes de la primera línea  o de las guerrilla narcotraficantes que es lo mismo, ni de los paramilitares, pues todos esos son unos burros que gritan “Que viva la violencia abajo la Inteligencia”, ni de la derecha recalcitrante tampoco, deben cumplir únicamente su mandato constitucional,  el de defender nuestras fronteras y el de “proteger a todas las personas residentes en Colombia, en su vida, honra, bienes, creencias, y demás derechos y libertades.”, poniendo a disposición de los jueces a los violadores de nuestro código penal.

Un lorito de las FFAA, enemigo del pajarito de Maduro, se me puso firme, hizo sonar con fuerza sus botas y me dijo: “… No me parece conveniente que al Ministerio de defensa nacional le metan más burocracia, incrementándole su nómina con “asesores” civiles de todos los pelambres hasta convertirlo, como de hecho lo están haciendo, en un fortín politiquero asqueroso.” ¿Cómo así, lorito? le pregunté y me contestó: “… Esto lo vienen haciendo de manera soterrada los politiqueros y lamentablemente nuestros altos mandos lo han venido permitiendo o por ignorancia o por falta de carácter o por temor a perder el puesto o, lo que es peor, para beneficiarse del poder corrupto de estos parásitos…” No puede ser, le dije y me contestó: Los politiqueros se adueñaron del ministerio y ahora quieren impartir hasta clases de estrategia y de tácticas de guerra a los militares y el mando inexplicablemente se los está permitiendo.” ¿Quién sabe cuántos muertos nos traerá ese Caballo de Troya?

¿Qué dice el ministro de la defensa? Si es cierto, lo que dice el lorito, apague y vámonos.

JUSTICIA. – MÁS CONGESTIÓN JUDICIAL. – Nada que el Estado, para reducir la congestión judicial, coge el toro de la justicia por los cachos. La congestión no permite que los procesos se mueven siquiera y, por lo tanto, éste, el Estado, es el responsable de la denegación de justicia que padecemos todos los colombianos. La solución a estas problemáticas sólo es posible a través de una reforma a fondo de la justicia, que la dote adicionalmente de verdadera independencia y de autonomía presupuestal y dicha reforma debe partir no de un proyecto de la misma comisión de sabios bogotanos, sino de una comisión amplia de representantes de la toda la rama judicial ─jueces y empleados de todo el país─, de las universidades y de los colegios de abogados.

Ojalá se corrijan, por el momento, las cuantías, pues el último salario mínimo, congestiona y de qué manera a los juzgados civiles municipales, pues la mínima cuantía se aplica a las demandas con pretensiones hasta de cuarenta millones de pesos, la menor cuantía se aplica a las demandas con pretensiones superiores a cuarenta millones de pesos y hasta ciento cincuenta millones de pesos y la mayor cuantía se aplica a las demandas con pretensiones superiores a ciento cincuenta millones de pesos y estas últimas serán las de la competencia de los señores jueces del circuito, en lo civil, pues los procesos de  mínima y de menor cuantía son de la competencia de los señores jueces civiles municipales ¡Predicando en el desierto de sordos e incompetentes!

LA FÍSCALIA Y EL ALCALDE DE MEDELLÍN. Es urgente que la Fiscalía, sin shows mediáticos y a la brevedad, investigue si es o no cierto que el alcalde de Medellín violó o una joven en una orgía, acto sexual violento de cual se dice que hay un video o si es todo esto es mentira. Si quiere más información visite los siguientes enlaces (links):

https://ifmnoticias.com/exclusivo-la-denuncia-contra-el-alcalde-de-medellin-daniel-quintero-por-violacion-que-llego-a-la-fiscalia/

https://www.elespectador.com/opinion/columnistas/las-igualadas/el-silencio-del-alcalde-de-medellin-frente-a-denuncias-de-violencia-sexual-que-lo-senalan-column/

CALLAR Y HABLAR. – “…Aprendamos antes a callar para poder hablar con acierto y tino, porque si la palabra es plata, el silencio es oro». Oswaldo Altamirano B

«Callar sobre uno mismo es humildad.
Callar sobre los defectos de otros es caridad.
Callar cuando se está sufriendo es heroísmo.
Callar cuando otro habla es delicadeza.
Callar cuando no hay necesidad de hablar es prudencia.
Callar cuando Dios nos habla al corazón es silencio.
Callar ante el sufrimiento ajeno es cobardía.
Callar ante la injusticia es flaqueza.

Hablar de uno mismo es vanidad.
Hablar debiendo callar es necedad.
Pero hablar oportunamente es acierto.
Hablar ante una injusticia es valentía.
Hablar para defender es compasión.
Hablar con sinceridad es rectitud.
Hablar para rectificar es un deber.

Deja un comentario