Putin, Castro, Maduro y Petro, los gatilleros del barrio.

El nuevo salvajismo comunista internacional, que se defiende sembrado el odio, el miedo y echando mano de los dineros del crimen organizado y de los narcotraficantes y apalancándose en la violencia, en la sangre, dizque como partera de la historia (¡Criminales!) y de la mentira, les encargó a Santos y a Petro la tarea de apoderarse del país a la brevedad, para incrementar significativamente el expansionismo ruso y chino y despojar, consecuencialmente, a los colombianos de todos los recursos naturales renovables y no renovables  que nos pertenecen, en la misma forma salvaje y criminal en que lo está haciendo actualmente Putin con los ucranianos.

Por lo tanto votar por Petro es una traición a la patria, es escupir sobre el rostro de Cristo crucificado y sobre la memoria de los miles de muertos, secuestrados y asesinados cobardemente por las salvajes guerrillas cubanas, pro-rusas, en los últimos 70 años, las que destruyen pueblos enteros y atacan civiles desarmados como los rusos.

Para nadie es un secreto que, según el libro negro del comunismo, los comunistas han asesinado a más de cien millones de personas en el mundo y si no me cree, amable lector, pregúntele a Google como lo aconseja el más descaracterizado  de todos los candidatos.

(https://es.wikipedia.org/wiki/El_libro_negro_del_comunismo).

En la América Latina esta ideología del odio y de la violencia más salvajes y primitivas, es fomentada desde hace más de 62 años por la Isla pirata de los castros, quienes viven del crimen y de la violencia, isla que es la madre y la promotora de todos los más de 20 grupos violentos o guerrilleros que siembran el terror en las Américas.(https://es.wikipedia.org/wiki/Guerrillas_en_Am%C3%A9rica_Latina)

En los últimos años estos comunistas salvajes crearon el famoso Foro de Sao Paulo e instruyeron a los delincuentes, que de él forman parte, para que fomentarán en sus países no solo el lenguaje mentiroso de Gramsci, incluido el muy imbécil lenguaje de género ─ el de los bobos y las bobas─, sino promover manifestaciones permanentes para no dejar gobernar, pero instruyendo a sus cuadros (primeras líneas), a los que participen en ellas, para que destruyan todo lo que encuentre a su paso. Rusia está detrás de todo esto.

Ahora los maestros de esas violencias, los rusos, para apoderase, a la mayor brevedad, de los recursos naturales renovables y no renovables de Ucrania y asesinar a los ucranianos, sobre todo a los que sean judíos, promovieron una guerra cobarde contra civiles desarmados; se recordará como Chaves llegó a maldecir al pacífico Estado de Israel, que ningún daño le ha causado a Venezuela.

Pero no es que Petro sea bruto, lo que pasa es que él, el tirabeques de los castros, tiene que hacer cumplir el mandato de los rusos, de los castros, de las bestias de Stalin, de Putin y de Maburro, que es el mismo de Marx y de Pablo Iglesias, mandato que se materializa en las siguientes palabras, tomadas de Wikipedia y que sintetizan lo que piensan los comunistas y explican por qué los tiranos comunistas gritan, al unísono, “¡Exprópialo pue!” o “¡Róbatelo pue!” :  “…La clase obrera no puede conquistar el poder político sin arrebatárselo a la burguesía y cuando lo haya conquistado expropiará económicamente a esta en beneficio de toda la sociedad. La clase burguesa, pues desaparece, y sus individuos quedan en condiciones de igualdad con los demás; esto es, obligados a contribuir a la producción social pues de ella van a consumir y disfrutar.”  Con otras palabras, según Petro, todos los colombianos debemos dejar de ser burgueses y convertirnos en pobres vergonzantes, en parias enchancletados y eso es nada menos lo que está haciendo Putin en Ucrania, al despojar a los ucranianos, de todo lo que tienen por ser judíos, pero la sociedad a la que se refiere Putin, a la sociedad que va a disfrutar de esos despojos, es la que está constituida únicamente por su núcleo de amigotes, multimillonarios más cercanos. ¡Que infamia!

Pero iglesias se refiere a disfrutar. ¿A disfrutar qué? ¿Lo que disfrutan, hoy en día, los venezolanos y, desde hace más CINCUENTA Y SIETE (57) AÑOS, los cubanos? ¿En Cuba o en Venezuela hay democracia o reina la Paz? El que nos conteste que sí o nos asegure que el éxodo de cubanos y venezolanos se debe al cambio climático nos cree imbéciles.

¡No vote por el salvaje de Petro!, el Putin colombiano o la bestia de las primeras líneas. Los invito a votar por el que les venga en gana, menos por Petro. No destruya el país, su futuro ni  el de su familia.

En mi caso voy a votar por las listas del Centro Democrático y del tarjetón del Equipo por Colombia voy a votar por Fico, quien representa todo lo contrario a lo que Petro representa.

¡Dios salve a Colombia!

Deja un comentario