Pecunia et Fama

Cada año por estas épocas ocurre una de las más grandes migraciones animales de Norteamérica: dos millones de estudiantes universitarios parten hacia el sur durante el “spring break”, o vacaciones de primavera, rumbo a desafortunadas ciudades como Cancún y Fort Lauderdale.

Yo, tan necesitado de descanso como ellos, suelo partir en dirección opuesta. Fue así, en estos días, que me fui con mi mujer a pasar unos días en Nueva York. Nos hospedamos en un pequeño Airbnb en las cercanías de la universidad de Columbia, donde nos conocimos cuando éramos estudiantes de posgrado. Solo me tocó trabajar unas pocas horas y como el Airbnb no se prestaba decidí asentarme en una de las agradables salas de lectura de Butler, la biblioteca principal de Columbia (foto arriba).

¡Qué gran institución es Columbia! Este año el ranking de U.S News la pone en el segundo puesto de las grandes universidades estadounidenses (empatada con Harvard y MIT). Este es el ranking de las seis primeras:

1.     Princeton

2.     Columbia

3.     Harvard

4.     MIT

5.     Yale

6.     Stanford

¿Como se hace este ranking? U. S. News, vende esta versión: U.S. News obtiene una cantidad masiva de datos: educación del profesorado, educación de los estudiantes que entran a la universidad, programas educativos, resultados de empleo de los graduados, planta física, otros recursos como bibliotecas y laboratorios, reputación, finanzas, etc. Luego U.S. News sopesa cuidadosamente todas estas variables, usando un sofisticado, secreto, y exclusivo algoritmo, produciendo, finalmente, este impresionante ranking. Pero la verdad es que uno puede producir un ranking similar usando un “algoritmo” muy sencillo, y el ranking es este:

1.     Princeton

2.     Yale

3.     Stanford

4.     Harvard

5.     MIT

6.     Caltech

Luego de analizar docenas de instituciones, llego a un resultado muy similar. ¿Como lo obtuve? Simplemente dividiendo los activos de la institución por el número de estudiantes. Queda de primera Princeton, cuya dote (endowement) se acerca a 5 millones de dólares por estudiante. ¡Pare usted un momento y considere esa cifra! La concordancia con el U. S. News ranking no es coincidencial; los estadísticos han demostrado, en lenguaje estadístico, que el endowement por estudiante explica el 70% de la varianza de la clasificación. En castellano, el dinero es el factor preponderante, con mucho, del ranking.

Un segundo factor, y esto es de verdad perverso, es la reputación de la institución. ¿Por qué perverso? Imagínese usted cómo funciona el proceso. Digamos que usted es un decano en la U. de Medellín y le llega la encuesta de U. S. News para un ranking (imaginario) de las universidades colombianas. Contiene una lista de 100 instituciones a las que usted les debe dar entre 1 y 5 estrellas (así de crudo) para la calificación de reputación. Poca gente trabaja más duro que un decano. Usted no tiene un minuto. En la lista aparece la Universidad de los Andes. Muy conocida y de muy buena y muy bien ganada fama. Obviamente 5 estrellas. Luego viene el Instituto Tecnológico de Pasto. Usted no tiene, como dicen los españoles, ni puñetera idea sobre el tal instituto. Y si usted no lo conoce debe ser porque no es lo mejor (sesgo muy común). Dos estrellas. Así se perpetúa la fama. Es como esas niñas de la farándula gringa, las Kardashians. No tienen ningún talento, y su “belleza” ha sido duramente conseguida a punta de bisturí, pero tienen fama de ser famosas.

El buen observador notará que Columbia aparece como segunda en U.S. News, pero no está entre las seis más ricas (aunque es riquísima). Columbia quisiera propagar la idea de que, como ciertos boxeadores, ella pega por encima de su peso, y que logra grandes resultados con menos recursos. Pero un reporte reciente alega que Columbia ha inflado sus datos para ascender en el ranking.

Veritas, es el lema de Harvard. El de Columbia es In Lumine Tuo Videbimis Lumen (En tu luz vemos la luz). Pecunia et Fama me parece más certero.

Deja un comentario