Petro, el engañabobos

Algún amigo me preguntaba: ¿cómo es posible que un liberal como tú no apoye a un socialista como Petro? Muy sencillo, le contesté, porque Petro no es socialista y mucho menos un demócrata; él simplemente aspira a convertirse en un tirano criminal, que engrosará el grupo de tiranías latinoamericanas salvajes y comunistas, como lo son  Cuba, Venezuela y Nicaragua, dirigidas por Rusia y China; las campeonas en la violación de los derechos humanos en Latinoamérica; tiranías en las que no hay alternancia en el poder y cuyos pueblos están sometidos y ello es un hecho notorio, a un  éxodo permanente, a hambrunas y carencias de todo lo esencial y por ese pésimo camino van Argentina, ya con hambruna, Perú, Brasil, Chile y Méjico y todo ello a pasos agigantados, por culpa del comunismo internacional, de los dineros del narcotráfico y de las conductas oportunistas de personajes tan siniestros, mentirosos y perversos como Santos y George Soros.

Petro no piensa en un socialismo como el de Islandia, Noruega, Dinamarca, Suecia y Finlandia, Alemania, Suiza, Francia, Grecia, India, Corea del Sur, Alemania y decenas de países gobernados por partidos de izquierda democrática, en los que operan los sistemas de pesos y contrapesos y la alternancia en el poder, gobiernos que se caracterizan por el bienestar de sus pueblos, como lo reconocen sus habitantes. Petro simplemente nos invita a comer de lo que hizo el viejo sentado en la piedra, si es que alcanza para todos y a ser testigos de cómo va a destruir la economía colombiana en favor de sus socios, en un santiamén. Sus contradicciones permanentes y sus comentarios insulsos en materia de importaciones o de exportaciones de petróleo y de carbón, o sus propuestas macroeconómicas, como la de emitir moneda sin respaldo o disponer de los recursos de las pensiones, son la plena prueba de su desconocimiento o de su perversidad en materia económica.

En ningún de esos países comunistas, salvo en Colombia, por ahora, hay alternancia en el poder y en ninguno de esos países, salvo en Colombia, el pueblo goza de libertades, pues todos esos países están sometidos a la bota militar de unos guerrilleros al servicio del narcotráfico y de las dictaduras comunistas más salvajes del planeta, como Rusia, Corea del Norte, China o Irán o, simplemente, al servicio del mejor postor, como, por ejemplo, insisto, de los carteles mejicanos de la droga, pues para los comunistas todo se vale.

Petrosky, como le dicen los jóvenes, simplemente quiere convertirse en dictador de la república colombiana y para lograr sus metas lo apoyan los países terroristas y sus ejércitos narcotraficantes como el ELN y las disidencias de la FARC y para ello,  en el Cauca, por ejemplo, esas disidencias y las primeras líneas guerrilleras constriñen a la población, como lo hace la hija del candidato, para que voten por el pacto histórico y esas amenazas, aunque algunas sean veladas, son constreñimiento al sufragante (Art. 387 CP), pues generan temor entre la población. 

Los comunistas amenazan permanentemente.  Amenazan los chinos, amenaza Putin, amenaza Kim Jong-un, amenazaban Chaves y sus gobernadores con destruir a Colombia con sus aviones Sukhoy, amenazaba Maduro, cuando afirmaba que destruirían a nuestros puentes, amenazan las disidencias de las Farc, amenaza el ELN, amenazan los  estudiantes en las universidades, en los barrios populares y en la vías públicas; amenaza Petro, con su sola presencia y con su promesa, la de que volverá a las actividades de su juventud de no ganar las elecciones, actividades que le hicieron merecedor del alias de «EL CACAS «; amenaza su hija y amenazan las primeras líneas, similares a las juventudes violentas hitlerianas, instauradas con el apoyo del narcotráfico y de las guerrillas urbanas y continuarán amenazando de llegar Petro al poder, Dios no lo quiera, como en Chile, donde ya están llegando encapuchados a desplazar a campesinos pobres para hacerse a sus tierras. ¡Qué horror!

Petro engaña al país como lo continúa engañando Santos, su socio en esta empresa criminal, la de transformar a Colombia en una tiranía y por ello muchos de quienes fueron sus ministros y altos funcionarios forman parte del narco histórico: Alfonso Prada, Alejandro Gaviria, Luis Gilberto Murillo, Miguel Samper Strouss, Benedetti, Roy Barreras, Juan Fernando Cristo y Clara López, entre otros muchos. A esta última, a Clara López, se le oye en los petrovideos el siguiente consejo:  Digan que van a extraditar y cuando lleguen al gobierno digan que cambiaron de opinión, el fiel retrato de Santos el estafador, el otro engañabobos.

Los colombianos somos idiotas para Petro, Santos y el combo del mal llamado pacto histórico. ¿Qué tal un señor Guanumen que le recomienda al narco histórico mover o correr la línea ética para acabar con sus contradictores? y, lo más grave, es que ninguno de los del pacto lo cuestionó, pues, para ellos, todo se vale con tal de hacerse al poder como sea, lo cual es un fiel reflejo de la combinación de todas las formas de lucha, tal y como se lo enseñaron al niño Pétro sus maestros marxistas.

El pacto histórico es el partido de los corruptos y de la violencia, el de las primeras líneas de paramilitares salvajes y destructores como su jefe; las que destruyen los medios de transporte y que con sus bloqueos asesinan policías, niños inocentes, acaban con las industrias, generan hambre, pánico y desempleo, dizque para importar los huevos de Alemania y los médicos de Cuba.

¡No voten por Mayinbú!

Coletilla 1.- Un candidato y los directores de su campaña, son los que deciden su estrategia para alcanzar el poder y nada los puede obligar a actuar en determinado sentido, como a asistir o no a un debate; ellos verán si asisten o no. Por ejemplo, Petro dejó de asistir a varios debates. Con otras palabras, los particulares podemos hacer todo los que no nos esté prohibido por la constitución y las leyes, en cambio los jueces y los demás funcionarios públicos, so pena de delinquir, por acción o por omisión, están sometidos a las mismas prohibiciones pero solo pueden hacer únicamente lo que sus funciones les permiten (Art 6º CP.) y por ello estas normas se conocen como normas derecho estricto. “Nullum crimen, nulla poena, nulla measura sine lege praevia, scripta, STRICTA et certa.”

Coletilla 2.- Aplausos para el general Jorge Luis Vargas Valencia, el señor Director General de la Policía Nacional, por el excelente trabajo de inteligencia de la institución a su cargo, para identificar y capturar a los cuadros de las guerrillas urbanas y primeras línea de maleantes, que estaban invitando a sus secuaces a atacar a la policía y a incendiar y destruir lo que encontraran a su paso, el próximo domingo. Como era de esperarse ya están Petro y sus amigotes criticando al general. ¡No más anarquía no vote por Petro!

Deja un comentario